El hidrógeno verde: una solución para el cambio climático

El hidrógeno verde: una solución para el cambio climático

Han pasado décadas desde que el hidrógeno se propuso por primera vez como fuente primaria de energía limpia. Gracias a los avances en materia de tecnología, es posible que este combustible limpio pueda empezar a contribuir a la lucha contra el cambio climático. Sin embargo, el nivel de expectativa es alto, y quedan muchos retos tecnológicos, económicos y políticos antes de que el hidrógeno pueda ofrecer una forma realmente rentable de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

En primer lugar, los responsables políticos y los reguladores gubernamentales deben seguir apoyando, mediante ayudas directas y cambios en las políticas, la producción y el uso de hidrógeno con bajas emisiones de carbono para las aplicaciones en las que el combustible ofrece el mayor potencial en la reducción de gases de efecto invernadero. Los gobiernos de varias naciones ya están incorporando el hidrógeno en sus iniciativas y la Unión Europea, por ejemplo, ha hecho de este un elemento clave de su estrategia para alcanzar las emisiones cero en 2050.

En segundo lugar, es necesario que la economía del hidrógeno se convierta en una realidad, y las partes interesadas de todo el ecosistema deben contribuir para este fin. Con el apoyo adecuado en toda la cadena de valor del hidrógeno -y suponiendo que el esfuerzo mundial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero aumente en consonancia con los objetivos del Acuerdo de París- el mercado de la maquinaria, los equipos y los componentes relacionados podría ascender a 200.000 millones de dólares anuales o más para 2050.

En la actualidad, el incipiente mercado del hidrógeno bajo en carbono es muy complejo y está muy fragmentado, pero es realmente prometedor. El dinero de los gobiernos y los inversionistas privados está empezando a fluir en el sector, y las empresas grandes, pequeñas y medianas, así como las nuevas, están entrando rápidamente en el campo. Sin embargo, la incertidumbre -sobre el mercado, los modelos de negocio adecuados, las mejores tecnologías y el apoyo gubernamental continuo- sigue siendo grande.

Mientras que la producción y la distribución tendrán que desarrollarse independientemente de dónde y cómo se vaya a utilizar el H2, la conversión de este mismo en formas transportables y sus usos específicos, dependen de su competitividad económica con las tecnologías actuales y otras alternativas verdes, así como de las políticas gubernamentales y las preferencias de los clientes.

A largo plazo, también se espera que el H2 se utilice en la combustión directa para producir energía y calor. En conjunto, todo ello supone unos ingresos potenciales para los fabricantes de maquinaria de entre 80.000 y 90.000 millones de dólares anuales de aquí a 2050. Sin embargo, el hidrógeno aún no es tan rentable como las aplicaciones actuales y debe competir con otras tecnologías bajas en carbono para algunas aplicaciones.

BCG trabaja codo a codo con empresas y organizaciones a fin de lanzar transformaciones sostenibles destinadas a crear un futuro mejor para nuestro planeta. Esto es un ítem fundamental para nuestra organización, y encontrarnos aquí, junto a los organismos más relevantes de todo el mundo pone en nuestras manos una responsabilidad aún mayor“, afirmó Ángel Martínez, Managing Director & Partner de BCG. “Se necesita una inversión de entre 100 y 150 trillones de dólares en las próximas tres décadas para lograr proteger el planeta mediante el financiamiento de la transición de descarbonización y la transformación de empresas y sectores, y esto requiere un esfuerzo de colaboración entre las empresas, los gobiernos y la sociedad, en especial, cuando estos organismos cuentan con una importante influencia sobre la población.”, agregó el ejecutivo.

Aunque el ecosistema del hidrógeno es todavía incipiente, tiene el potencial de reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero en hasta 6 gigatoneladas al año, contribuyendo significativamente al objetivo del Acuerdo de París de mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de los 2 °C para 2050. Corresponde a los fabricantes de maquinaria, equipos y componentes relacionados con ayudar a cumplir este objetivo, una oportunidad de ingresos anuales de 200.000 millones de dólares o más para 2050.

Aprovechar todo el potencial del hidrógeno conlleva importantes retos y riesgos. Quedan muchos obstáculos tecnológicos y el mercado está muy fragmentado, sin que sea probable que surja ningún ganador claro durante algún tiempo. Los avances también dependerán en gran medida de las subvenciones gubernamentales y de las políticas y normativas de apoyo.

Lea el estudio completo aquí.