Kimberly-Clark Presenta una Ambiciosa Estrategia de Sustentabilidad

Kimberly-Clark Presenta una Ambiciosa Estrategia de Sustentabilidad

La empresa lider en productos esenciales para el cuidado personal busca reducir a la mitad su huella ambiental e impactar mil millones de vidas para 2030.

Buenos Aires, Argentina, 13 de Agosto de 2020.- Abordar los desafíos sociales y ambientales, y mejorar la vida y el bienestar de mil millones de personas en situación de vulnerabilidad son algunas de las metas que la compañía se propuso para la próxima década en su plan global.

“Estamos viviendo momentos sin precedentes en todo el mundo y pensar en el futuro de las próximas generaciones nunca ha sido tan importante. Durante casi 150 años, Kimberly-Clark ha sido impulsada por la misión de liderar el mundo en lo que es esencial para una vida mejor. Esta misma visión es lo que nos impulsa hoy a buscar respuestas a nuestros desafíos futuros. Creemos que los próximos diez años serán decisivos para nuestro negocio y debemos reflexionar sobre los impactos de nuestros productos en el medio ambiente”

, dice Federico Calello, Vicepresidente de Kimberly-Clark para Latinoamérica Sur.

Kimberly-Clark y sus marcas (Huggies®, Kleenex®, Scott®, Kotex® y Plenitud®) proporcionan artículos esenciales a una cuarta parte de la población mundial todos los días. Sin embargo, millones de personas en todo el mundo aún carecen de acceso a productos básicos y soluciones para mejorar su calidad de vida. La nueva estrategia, descripta en el Informe Global de Sustentabilidad de 2019 de la compañía, refleja el progreso logrado en su Estrategia de Sustentabilidad 2022 y la dirección de sus nuevos objetivos para los próximos diez años, con un enfoque en promover el bienestar y proteger el medio ambiente.

Entre sus principales compromisos se encuentra la sustentabilidad ambiental, en dónde Kimberly-Clark busca innovar para poder marcar la mayor diferencia. Sus esfuerzos tienen como objetivo eliminar el desperdicio, recuperar recursos, proteger los bosques y la biodiversidad, reducir las emisiones de gases de efecto invenadero y consolidar prácticas de gestión del agua en distintas áreas de estrés hídrico.

 

Los puntos claves de la nueva estrategia ambiental apuntan a:

 

  • Disminuir las Emisiones de Carbono: En línea con los objetivos del Acuerdo Climático de París, la compañía se compromete a reducir las emisiones de carbono y de gases de efecto invernadero de sus operaciones y cadena de suministro en un 50% en comparación con el año base de 2015. Esto implica exigirse más allá de las regulaciones existentes, ya que hoy todas las operaciones de la empresa en Latinoamérica se encuentran dentro de los parámetros que exige la ley en materia de emisiones generadas.

 

  • Proteger los bosques: Kimberly-Clark mantendrá su objetivo de aumentar el uso de fibras naturales en un 50% como parte de los esfuerzos para preservar la biodiversidad, abordar el cambio climático y reducir su impacto en las comunidades que dependen de los bosques naturales para su subsistencia. En 17 países de América Latina, el 100% de las fibras ya están certificadas.

 

  • Reducir la huella hídrica: La compañía tiene como objetivo reducir su huella hídrica en un 50%, creando mejoras significativas en la cadena de suministro y en las comunidades vecinas.

 

  • Reducir el uso de plásticos: La compañía tiene la intención de reducir el uso de plástico virgen en sus envases en un 50%, buscando soluciones que utilicen cada vez más materiales renovables y reciclables.

 

“Promover el bienestar de mil millones de personas en comunidades vulnerables es un objetivo ambicioso y que requiere cambios significativos de nuestros esfuerzos anteriores. Sabemos que, para mejorar vidas, es necesario romper barreras y continuar dirigiendo nuestras marcas y productos a un propósito común”

, dice Roberto Bellatti, Country Manager para Argentina, Uruguay y Paraguay.

Con esta estrategia la compañía se centrará en obtener resultados positivos que cuiden la salud y el bienestar de las personas en todas las etapas de la vida, desafiar los estigmas y defender el progreso de las mujeres en todas partes, de forma de poder alcanzar un mundo donde todos puedan disfrutar del acceso al agua potable y al saneamiento.