La Oficina del Futuro

La Oficina del Futuro

 

La crisis del Covid_19 nos desafía a repensar no sólo los espacios de trabajo, sino también la manera de trabajar. Un proceso que comienza a traducirse en una Nueva cultura de la empresa.

 

Buenos Aires, junio de 2020.- La llegada del Covid_19 revolucionó múltiples aspectos de nuestra vida cotidiana, entre ellos nuestros hábitos y los espacios que habitamos. Uno de los cambios más significativos es la manera de trabajar. A pesar de la eficiencia y operatividad que en muchos ámbitos demostró la implementación del trabajo remoto o Home Office, la oficina seguirá siendo necesaria ya que será el espacio desde donde la empresa construya su propia identidad; será el corazón de la cultura de la empresa y va a representar lo que significa la marca de cara al cliente.

La oficina será, sin dudas, uno de los espacios que se verá significativamente modificado, privilegiando la salud y el bienestar de los empleados. En este sentido, variará el mobiliario, su disposición, los materiales de los que están hechos y la utilización de la tecnología. Una de las medidas que se implementarán, tendrá que ver con la reconfiguración del espacio con el fin de lograr el distanciamiento apropiado y seguro entre las personas, rompiendo con lo que se conoce como benching o estaciones de trabajo en isla, es decir, escritorios alineados uno junto al otro, favoreciendo los esquemas abiertos.

La oficina del futuro deberá combinar un conjunto de elementos que ofrezcan una nueva experiencia y mayor calidad. En primer lugar, deberá tener un diseño inteligente que pueda transparentar los valores y la historia de la marca; que contemple a las personas, y las ponga en primer lugar; deberá pensarse como un espacio de encuentro y de intercambio que fomente la cultura corporativa. Se anticipan cambios significativos en la población de las oficinas con las modificaciones propuestas por el home office, por lo que plantas flexibles para absorber y reconocer estos cambios y tendencias serán claves. Colección de data y trazabilidad son las herramientas para acompañar esta necesaria elasticidad mediante sensores touchless en salas y posiciones de trabajo para recabar información sobre como se comportará la población y poder así tomar decisiones. Además, la calidad y la pureza del aire serán fundamentales, como así también la elección de materiales cuyas superficies sean de fácil limpieza.

Muchos de los cambios que produjo el Covid 19 llegaron para quedarse. En este sentido, podemos hablar de una nueva cultura de la empresa que plantea una forma conceptual y operativamente diferente de pensar la dinámica diaria de trabajo, prevé Ana González Ferrero, Directora de Project Management Argentina CBRE.

Por otro lado, las empresas deberán estar atentas a lo que se denomina la arquitectura doméstica, es decir, a la adaptación del hogar del empleado para que pueda desempeñarse tal como lo haría en la oficina; teniendo en cuenta aspectos claves como la utilización de muebles ergonómicos, la decoración, la iluminación, etc.

Seguir igual no será una opción; tampoco volver al formato de los cubículos ni 100% Home office. La oficina deberá reinventarse, ofrecer una experiencia segura y ser un centro de colaboración e intercambio de información. La metodología de trabajo deberá alcanzar un mix equilibrado entre la oficina y el HO, anticipa González Ferrero.

Según una encuesta de Deloitte de 2016, la oficina es un factor decisorio al momento de elegir un nuevo empleo[1]: 4 de los 7 factores principales están relacionados con el espacio de trabajo:

72% Salario

65% Habilidad de relacionarse con colegas

58% Aprendizaje y desarrollo

57% Ubicación

En este sentido, dos cuestiones serán claves en esta vuelta a la oficina: por un lado, ¿Cómo hacer para que la gente se sienta segura? Por el otro, ¿Cómo crear experiencia en la oficina para atraer talento y personas? La estrategia de workplace que implementen las compañías será clave en este sentido. Este plan deberá identificar y diagnosticar las mejores recomendaciones y escenarios que ofrezcan bienestar al empleado, optimicen el espacio, maximicen la productividad, atraigan y retengan el talento, afirma González Ferrero. Las nuevas oficinas serán un espacio seguro, abierto, integrado con la naturaleza, y un punto de equilibrio entre la vida y el trabajo de cada persona, concluye la Directora de Project Manager de CBRE.

[1] Deloitte (2016) Milleniall Survey 2016