Hasta en un 15% podrían reducirse las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero si las prácticas de contratación pública se volvieran sostenibles

Hasta en un 15% podrían reducirse las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero si las prácticas de contratación pública se volvieran sostenibles

Las actividades de contratación del sector público son directa o indirectamente responsables del 15 % de las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI) en todo el mundo, siete veces la cantidad emitida por toda la industria de la aviación, según un nuevo reporte del Foro Económico Mundial y Boston Consulting Group (BCG).  

El informe, titulado “Licitaciones públicas ecológicas: catalizando la economía net-zero”, señala que los gobiernos de todo el mundo gastan actualmente 11 billones de dólares (esto es, el 15 % del PIB mundial) en licitaciones cada año, lo que hace que la transición a la contratación pública con foco ecológico sea crucial para alcanzar las emisiones netas cero.

Hasta noviembre de 2021, 92 países, que en conjunto representan alrededor del 85 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, se comprometieron a cumplir los objetivos de emisiones netas cero. El nuevo análisis indica que prácticas más ecológicas de contratación pública pueden reducir significativamente las emisiones de CO2 en las cadenas de suministro y las operaciones gubernamentales.

El 75% del total de las emisiones asociadas a las licitaciones provienen de las actividades de seis industrias: defensa y seguridad, transporte, servicios de gestión de residuos, construcción, productos industriales y servicios públicos.

La inversión privada y los nuevos empleos generados por contrataciones públicas más ecológicas, en conjunto, impulsarán el PIB mundial en alrededor de US$6 billones hasta 2050, una proporción significativa del PIB total de la economía verde de US$70 billones.

“Las discusiones globales sobre la meta hacia las emisiones netas cero se centran muchas veces en el sector privado; pero el sector público tiene mucho que contribuir en este aspecto. Los gobiernos no sólo pueden contribuir con leyes y primas a las empresas, sino también revisando sus licitaciones públicas”, explica Ángel Martínez, managing director y partner de BCG en Chile.

Las emisiones de las licitaciones se pueden reducir a bajo costo

El reporte encuentra que aproximadamente el 40% de todas las emisiones relacionadas con las licitaciones se pueden reducir por menos de US$15 por tonelada de emisiones de CO2, aunque esta cantidad varía según la industria. Por otra parte, las compras públicas más ecológicas deberían aumentar los costos para los gobiernos entre un 3 % y un 6 % como máximo.

El costo adicional de las licitaciones verdes podría impulsar a los gobiernos a trabajar de manera cooperativa para alentar a los proveedores a invertir en la innovación tecnológica necesaria para hacer la transición a cero emisiones netas. Esto, a su vez, ayudaría a los proveedores a descarbonizar los bienes y servicios que venden a los gobiernos.

“El camino hacia las emisiones netas cero requiere de la colaboración entre gobiernos y empresas. Este informe de BCG y el Foro Económico Mundial muestra que la transición a licitaciones verdes no debería ser percibido como una carga de costos para las industrias y el sector público, sino como algo que genera un crecimiento económico sostenible a largo plazo”, concluye Martínez.

El informe completo se puede descargar aquí: Green Public Procurement: Catalyzing the Net-Zero Economy.