Mejora la puntuación de la transición energética a nivel mundial – Informe de Accenture

Mejora la puntuación de la transición energética a nivel mundial – Informe de Accenture

Alrededor de 200 países firmaron el Acuerdo de París para aportar a la reducción de las emisiones. En ese contexto, la industria de energía estableció los objetivos de reducir su huella de carbono y la dependencia a los combustibles fósiles. Al mismo tiempo, los inversores comenzaron a sancionar a quienes no adopten el cambio. 

“Para las empresas de energía, el imperativo de la descarbonización gana prioridad en la agenda de los directorios”, expresó Sofía Vago, directora ejecutiva de Utilities para Accenture HSA. “Para mantener la relevancia y la rentabilidad durante los próximos años, la industria necesita caminar en esa dirección para mantenerse competitiva”, agregó.

El Foro Económico Mundial y Accenture publicaron recientemente el estudio Fostering Effective Energy Transition, que midió el progreso de los países e industrias en la transición energética y el rendimiento de sus sistemas energéticos. Entre los avances, destacan:

  • Mejoraron las puntuaciones en cuanto a transición energética. Los mejores índices se registraron en regiones con alta demanda energética creciente como China, India y África subsahariana. A pesar de ello, solo 10% de 115 países inscritos registró ganancias constantes en ese período.
  • El 70% de los países incrementó el acceso y la seguridad de la energía, pero la fiabilidad en los servicios eléctricos continúa siendo un impedimento.
  • En términos de sostenibilidad ambiental, hubo grandes logros como la caída en la intensidad de la energía media mundial.

Vago enumeró tres acciones claves para beneficiar a todos los stakeholders en el futuro: una transición justa para todos, la aceleración de la electrificación y el paso a las energías renovables y el incremento significativo de la colaboración entre los sectores público y privado. “Estos imperativos -que se aplican tanto a las empresas de energía como a los organismos gubernamentales y a los inversores- son fundamentales para garantizar el éxito de la transición”, declaró.

“Para cumplir las metas en transición energética hacia 2050, las empresas deben primero realizar una limpieza del núcleo para minimizar las emisiones e impulsar a la eficiencia de las operaciones y las cadenas de valor actuales y sustituir las fuentes de energía y demandas actuales acelerando las acciones de transición a alternativas más limpias”, declaró la experta.  “También se deben enfocar en la adopción y ampliación de nuevas fuentes de energía, procesos y tecnologías e impulsar la estrategia a través de una colaboración continua entre todos los actores, incluyendo proveedores, clientes e inversionistas”, concluyó.