Un grupo de docentes ofrece tiempo voluntario para que alumnos argentinos se encuentren en el mismo nivel educativo que los de otros lugares del mundo

0 comments

Los 150 docentes que trabajan en los 58 colegios parte del Bachillerato Internacional® (IB) en Argentina intercambian técnicas pedagógicas por medio de talleres para acompañar de una mejor manera a los alumnos que cursan programas del IB.

El IB ofrece cuatro programas de educación internacional: el Programa de la Escuela Primaria (PEP), el Programa de los Años Intermedios (PAI), el Programa del Diploma (PD) y el Programa de Orientación Profesional (POP).

Estos docentes acompañan de cerca la educación de sus alumnos, buscan técnicas entre colegas para explicar los temas una y otra vez de maneras diversas, dan herramientas para que sus alumnos tengan alas y brillen con sus exposiciones y monografías, y, además, ofrecen su tiempo después de las clases. Están muy comprometidos con la calidad en la educación en Argentina y aportan su grano de arena para que los alumnos realicen exámenes internacionales y sean los que marquen la diferencia en su vida personal y profesional.

Los educadores colaboran con colegas de otras disciplinas y culturas, se mantienen actualizados y mejoran su estilo de enseñanza. Los talleres son organizados por la Asociación de Colegios del IB del Río de la Plata (ACBIRP). El IB es la única organización internacional de educación que cuenta con una red mundial de educadores que apoya el desarrollo profesional de sus colegas. En 2009, se formalizó como la Red de educadores del Bachillerato Internacional (IBEN).

La docente Lidia Frascarelli es supervisora de monografías del IB, uno de los componentes troncales que deben presentarse al finalizar el Programa del Diploma (PD), cursado en los dos últimos años de la secundaria. Así recuerda su trabajo en los inicios: “Uno de los motivos por los que me inscribí como examinadora de Geografía para el IB fue por conocer en qué situación se encontraban mis alumnos en relación con los del resto del mundo. Una agradable sorpresa fue notar que nuestros alumnos estaban al mismo nivel; no se presentaban grandes diferencias con los de otros lugares del mundo”. Por otro lado, asegura que “los alumnos argentinos que logran encontrar un tema de su interés para realizar el examen internacional presentan monografías de un alto nivel académico y con muy buenos aportes personales. Desarrollan un pensamiento crítico, analizan en detalle diferentes perspectivas y son sagaces en su opinión”.

Desde una mirada internacional, Álvaro Rodríguez Vásquez, educador del IB en Bogotá, quien ha brindado diversas charlas en conjunto con el IB y ha impartido talleres en Buenos Aires, declara que “los alumnos argentinos obedecen a procesos de enseñanza diseñados con claridad y pertinencia por parte de sus maestros, quienes proponen claras metodologías que favorecen el aprendizaje”. Para Rodríguez Vázquez, “la calidad educativa debe entenderse desde un contexto holístico donde entran en juego variables como la experiencia, los modelos emergentes en pedagogía y el conocimiento docente acerca de su orientación curricular.”

Por otro lado, la implementación de clases diferenciadas en las aulas es un verdadero reto para los docentes actuales. Según Álvaro: “Una buena parte de los educadores diseñan y desarrollan una pedagogía diferenciada. Lo hacen porque se ha entendido que los sujetos de conocimiento tienen procesos de aprendizaje diversos por sus expectativas, concepciones, métodos, usos, etc. La diferenciación es una oportunidad para darle rostro propio a cada proceso de aprendizaje para hacer a los alumnos protagonistas de su propio proceso de transformación. Con esta diferenciación logramos la atención de los alumnos cuando nuestra oferta educativa es ambiciosa, desafiante y estimulante. En muchos casos he experimentado que los alumnos disfrutan del aprendizaje cuando el objeto de estudio los invita a involucrarse como sujetos centrales del proceso de conocimiento. Nuestros alumnos aprecian, valoran y exigen calidad en la enseñanza cuando esta se desarrolla en ámbitos de reflexión, investigación y acción”.

Los educadores del IB acompañan a los alumnos en su formación académica, desarrollan las habilidades de cada alumno para que se gradúen como personas íntegras. “Ser íntegros es uno de los principales atributos del perfil de la comunidad de aprendizaje del Bachillerato Internacional. La integridad no puede desarrollarse en los alumnos si no forma parte de la comunidad escolar”, comenta Lidia Frascarelli.

“Cada uno de los miembros de la comunidad educativa debe ser un modelo para los alumnos. A nivel académico es importante discutir con los alumnos la importancia de respetar al otro, sus ideas y sus creaciones. Reconocer el trabajo del otro a través de citas de autoridad o del parafraseo en cada una de las tareas que los alumnos realizan. Este reconocimiento debe estar presente en todas las actividades tanto de alumnos como de docentes y desde muy pequeños. No es necesario esperar a los últimos años de educación o solo a los trabajos que deben enviarse para la evaluación externa”, finaliza Lidia.

Actualmente existen 58 colegios en Argentina con programas del IB. Para ver la lista de colegios de la comunidad de aprendizaje del IB en Argentina haga clic aquí.

Acerca del IB

En 2018, el Bachillerato Internacional (IB) celebra su 50.o aniversario. Esta fundación sin fines de lucro, que lideró un movimiento de educación internacional en 1968, ofrece ahora cuatro programas educativos exigentes y de alta calidad para alumnos de 3 a 19 años. A través de un currículo único de alto nivel académico, promovemos el pensamiento crítico y apostamos por un aprendizaje flexible que trasciende las fronteras disciplinarias, culturales y nacionales. En la actualidad, el IB cuenta con más de 1,4 millones de alumnos en más de 4.775 colegios de 153 países. Para obtener más información, visite www.ibo.org/es/50years

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Only registered users can comment.