Ball Corporation conquista ambas Certificaciones ASI en sus 15 plantas de envases de aluminio para bebidas de América del Sur

Ball Corporation conquista ambas Certificaciones ASI en sus 15 plantas de envases de aluminio para bebidas de América del Sur

Ball Corporation, líder mundial en envases sostenibles de aluminio, anunció la conquista de la certificación de Aluminium Stewardship Initiative (ASI, o Iniciativa para la Gestión Responsable del Aluminio), en ambos Estándares de Desempeño y Cadena de Custodia, para sus 15 plantas de envases para bebidas en América del Sur (BPSA) y la oficina regional. La compañía es una de las pioneras globales en el sector de latas de aluminio en recibir los certificados y, con este logro, se convierte en la primera del sector de Sudamérica en obtener ambas certificaciones. Los reconocimientos consagran, en la práctica, el discurso sostenible de la organización, que involucra los principios ambientales, sociales y de gobernanza de ASI, además de los estándares de producción y el seguimiento a lo largo de toda la cadena del aluminio.

“Conquistar la Certificación ASI en nuestras plantas de América del Sur es motivo de celebración para nosotros. Estos reconocimientos recibidos por Ball muestran que estamos en el camino correcto. Ya era un orgullo ser parte de la cadena de valor del aluminio, promoviendo reciclaje, educación y producción responsable, y ahora podemos hacer esto garantizando a los stakeholders que todos nuestros procesos ocurren de manera responsable y sostenible, alineado con los principios ESG”, dice Carlos Pires, Presidente de Ball Corporation para América del Sur.

ASI es una iniciativa global, sin ánimo de lucro, que define estándares que aseguran el desempeño sostenible con base en principios ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) y provee garantía de producción responsable a lo largo de toda la cadena de valor del aluminio. Por eso, obtener la Certificación ASI es un importante paso en dirección al cumplimiento de las metas globales establecidas este año por la compañía. El principal progreso involucra la garantía de compra de metal a través de fuentes sostenibles para la producción de latas en las unidades fabriles, meta para 2030 ya asegurada en las plantas de América del Sur, además de las 23 que se encuentran en Europa, Oriente Medio y África – las primeras del mundo con la certificación, que ocurrió en 2020.

Además, todos los proveedores de Ball ya son, al menos, miembros ASI y caminan hacia la obtención de la certificación en los próximos años. Con estos después de certificados y cumpliendo con los criterios de reducir emisiones de carbono, Ball estará aún más cerca de realizar el objetivo de cero    emisiones de carbono hasta 2050.

“ASI felicita a Ball BPSA por obtener las Certificaciones Estándar de Cadena de Custodia y Desempeño en estas 15 instalaciones en América del Sur. Así como diferentes stakeholders muchas veces se concentran en los aspectos ambientales del desempeño de la sostenibilidad, nos complace ver que Ball también se enfoca fuertemente en el impacto social. Felicitamos a Ball Corporation y a BPSA por el conjunto de certificaciones y su compromiso más amplio con la sostenibilidad en sus operaciones globales”, afirma Fiona Solomon, CEO de ASI.

Ball envases para bebidas en América del Sur recibió la Certificación de Desempeño con estado provisional, debido a que el proceso se dio virtualmente en función de la pandemia de la COVID-19, y está en transición a la conformidad en el próximo año. El Estándar de Desempeño evalúa el compromiso y las acciones de Ball en criterios ambientales, sociales y de gobernanza. En el dictamen, son tomadas en cuenta la intención y la práctica en relación con la integridad corporativa, economía circular, reciclaje, emisiones de gases de efecto invernadero, gestión de recursos naturales, biodiversidad, salud y seguridad de los trabajadores y actuaciones positivas en la vida de los colaboradores y comunidades locales. Ball tuvo éxito en todos los criterios establecidos en la evaluación.

Ya la Certificación de la Cadena de Custodia asegura la gestión responsable y el seguimiento del material producido a través de una cadena de valor sin interrupción. Este proceso involucra y exige que todas las etapas de la producción de la lata estén certificadas, desde la extracción de la materia prima, pasando por la minería, fundición, laminación y fabricación, hasta la venta del producto final con el empaque de las latas listas.

Según Pires, esta conquista de Ball BPSA es un compromiso más rumbo a la venta de productos más responsables y sostenibles. “La necesidad de las organizaciones de comprometerse para evitar el agotamiento de recursos naturales es abrazada por Ball Corporation, haciendo que la empresa se alinee también a los pedidos de los consumidores de envases más sostenibles, además de contribuir con una economía circular”, comenta.

Argentina es un polo muy importante de la empresa en América del Sur, con una tasa de reciclaje del 79%. El reciclaje del material ahorra el 95% de la energía necesaria para la producción de aluminio virgen y así ayuda a la comunidad global a cumplir las metas urgentes de reducción de carbono.