Telemedicina en Pandemia, Entrevista a Guillermo Pepe Presidente de Telmed

Telemedicina en Pandemia, Entrevista a Guillermo Pepe Presidente de Telmed

Gerencia Ambiental

Responde: Guillermo Pepe, Presidente de Telmed

Guillermo-Pepe-CEO-Mamotest-President-TelMed-Foundation

¿Cómo surgió la plataforma? ¿Se inspiró en algún modelo ya utilizado en el exterior?
La práctica de la telemedicina está instalada en muchos países desarrollados para aumentar eficacia y reducir costos del estado. Desde 2013 la Fundación TelMed trabaja para la adopción de estas tecnologías en Latinoamérica, que podrían generar acceso a la salud a 140 millones de personas que hoy no tienen ninguna cobertura básica y mejorar la calidad de un sistema que lleva dos décadas de atraso digital.

La plataforma surge cuando, comenzando la pandemia, cerré mis centros de telemamografías en el interior del país y entendí que nuestro know-how de cómo llegar a centros de salud en zonas remotas y cómo generar la conexión entre hospitales y médicos en remoto iba a ser de muy buena utilidad para la situación que planteaba el COVID-19. Si pudiéramos conectar hospitales con médicos trabajando desde casa, el riesgo de infección disminuiría drásticamente y el sistema vería un alivio inmediato en la complejidad de la situación.

¿Cómo funciona? ¿Cómo se adaptaron los profesionales de la salud a la misma?
Uno de nuestros socios es una empresa de transferencia y almacenamiento imágenes médicas como radiografías, tomografías, mamografías, etc. Lo bueno de las imágenes digitales, a diferencia de las analógicas, es que los médicos pueden hacer zoom, viendo la imagen con 70x veces más precisión. Además, mediante la telemedicina, la radiografía se puede sacar al paciente en un hospital de Corrientes y el médico que la analiza puede estar, por ejemplo, en Nueva York.

La plataforma permite que un hospital pueda hacer que su equipo de radiología trabaje en remoto; con un técnico en el hospital para sacar la imagen y subirla a la nube, puede ser examinada por el médico radiólogo que el hospital asigne, o uno de la red de TelMed. Del lado de los profesionales, la adaptación es casi inmediata, porque son las mismas imágenes con las cuales los radiólogos trabajan en el hospital, pero hoy lo hacen desde casa.

¿Todas las ramas de la medicina pueden utilizar estas soluciones o hay algunas más adaptables que otras?
Los usos de la telemedicina son múltiples: la plataforma puesta a disposición para la pandemia es de teleradiología (análisis de imágenes); los servicios médicos mejorarían muchísimo si estas cosas pudieran hacerse digitalmente: llevar registros electrónicos de la salud de las personas, teleconsultas (consultas por video), telemonitoreo (chequeo a distancia), rehabilitación, laboratorios, etc. Con los avances tecnológicos se puede digitalizar la mayor parte de los servicios médicos que no requieren contacto directo con el paciente (internaciones, operaciones, sacar sangre, etc).

¿Qué reacción recibieron tanto de los hospitales como de los funcionarios públicos y gobiernos? ¿Cuáles ya están usando la plataforma?
La reacción fue absolutamente positiva e impulsó una aceleración en la adaptación de tecnología para resolver un problema concreto: evitar más contagios.

Muchos hospitales en Colombia, Venezuela, Chile y Argentina ya se han registrado y en dos horas estaban subiendo sus imágenes. Las conversaciones con los gobiernos de Latinoamérica están muy avanzadas para dar curso de alivio a nivel nacional, con todo lo que eso requiere, en Argentina y países limítrofes.

Más allá de la plataforma en sí. ¿Cómo creen que la pandemia modificará la medicina en general y los sistemas sanitarios en particular? ¿Qué inversiones debieran hacer tanto el sector público como el privado?
La pandemia modificará al sistema de salud para siempre: ha quedado en evidencia que la brecha digital en la salud es enorme, dejando a la gente a merced de los escuetos presupuestos locales. El 70% de los habitantes de Latinoamérica reciben un servicio de salud que está por debajo del estándar mínimo internacional.

Lo bueno es que, si se aplicase la telemedicina para servicios básicos, el efecto es amplificador: las enfermedades podrían detectarse tempranamente, ahorrando los altísimos costos de tratamiento de varias enfermedades no transmisibles (por ejemplo los distintos tipos de cáncer) reduciendo su mortalidad en hasta un 90%, y
el costo del estado se vería reducido, por no tener que afrontar los altos costes logísticos y de insumos que requiere tratar enfermedades en estados más avanzados.

¿Qué proyectos tiene planeados TelMed tanto en Argentina como en el resto de LATAM? ¿Y en Europa?
TelMed está ampliando su red de médicos en Latinoamérica para darles la opción de un segundo ingreso mediante la telemedicina. Un médico puede complementar sus ingresos o aumentar su práctica trabajando desde casa en su tiempo libre, o a modo completo, ahorrándole tiempos de viaje y el tiempo perdido en cancelaciones o espera de documentos. De esta manera, se puede aumentar la capacidad del sector, pudiéndole prestar atención médica de alta calidad a personas que hasta hoy no tenían acceso. Varios países y sociedades de Latinoamérica se han puesto en contacto con la Fundación para implementar este tipo de soluciones integrales en sus jurisdicciones.

Por otro lado, varios de los socios de Fundación TelMed se encuentran en Europa, desarrolladores de tecnología, de software, inteligencia artificial e investigación con los cuales hacemos co-desarrollo para poder aplicar estas tecnologías al universo Latinoamericano, que funciona muy distinto a los sistemas de Europa.